Dentro del marco de los servicios de carácter social, a los que el Estado Mexicano y sobre todo los gobiernos pos revolucionarios han dado alto grado de prioridad está, sin duda alguna, la Educación Tecnológica.

Desde la creación de la Secretaria de Educación Publica, en 1921 durante el gobierno del General Álvaro Obregón, Don José Vasconcelos, titular de dicha Secretaría, crea en 1923 el Departamento de Enseñanza Técnica, Industrial y Comercial, agrupando las diferentes escuelas que venían funcionando en todo el país.

Este es el origen del actual Sistema Nacional de Educación Tecnológica, el que no sólo integra la administración de los planteles, sino también define su filosofía, establece sus objetivos y fija las políticas para estructurar y operar el sistema educativo que ha formado los recursos humanos que han contribuido a la industrialización, el desarrollo económico y social de la nación.

A principio de 1930, Narciso Bassols, Luis Enrique Erro, Miguel Bernard, Wilfrido y Luis Massieu, así como Carlos Vallejo Marques, señalaron la necesidad de integrar en un solo organismo las diversas escuelas técnicas en las que había que preparar profesionales que permitieran al país el mejor aprovechamiento de los recursos naturales y establecer un mayor vínculo con el sector productivo. Pensaban en la creación de la escuela politécnica, la que más tarde se constituyó, en 1937, con el nombre Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La visión de estos ideólogos e iniciadores del Sistema Nacional de Educación Tecnológica se deja sentir hasta nuestros días, y muchos de sus postulados siguen vigentes y lo seguirán por algún tiempo.

Parte de este Sistema Nacional de Educación Tecnológica, lo constituye la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial (DGETI), quien ofrece educación media superior, que es posterior a la educación media básica, y que constituye el requisito para cursar estudios de tipo superior y lo hace en las modalidades de Educación Profesional Técnica y Bachillerato Tecnológico, esta última modalidad de carácter bivalente que ofrece la especialidad de técnico, a la vez que prepara a las personas para la continuación de estudios de tipo superior.

Para operar un servicio más eficiente y adecuado a las expectativas de los usuarios y a las necesidades del país, en los últimos años se ha avanzado en tres áreas de importancia estratégica:

  • 1.- Revisión y ajuste de los planes y programas de estudio, con el fin de mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje; actualizándonos en avances tecnológicos y avanzando hacia un perfil más definido.
  • 2.- Profesionalización y actualización de los docentes, mediante cursos, talleres, asesoría académica, seminarios, congresos y diversos programas de capacitación.
  • 3.- Vinculación con los entornos social y productivo, con el propósito de lograr una adecuación más pertinente que posibilite a los egresados que desean trabajar, incorporarse con rapidez al mundo laboral.

De 1990 a la fecha, se observa un incremento en la matrícula de la educación media superior de 35%. Este aumento es resultado del interés creciente de los jóvenes por mejorar sus niveles de preparación y de los esfuerzos realizados por la SEP y los gobiernos de los estados por ampliar la oferta de opciones educativas para los egresados de secundaria. Sin embargo la cobertura de los servicios resulta todavía insuficiente, ya que solo el 46% de la población entre los 16 y 18 años cursan la educación media superior.

EL CENTRO DE ESTUDIO TECNOLÓGICOS industrial y de servicios No. 113 fue parte integrante del Subsistema de Educación Tecnológica Industrial (DGETI), ya que el dieciséis de enero de 2018 dejó de existir la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial para convertirse en la Unidad de Educación Media Superior Tecnológica Industrial y de Servicios, quedando al frente de la misma el Dr. Ricardo Arnoldo Cantoral Uriza. La UEMSTIS continúa con el propósito de preparar recursos humanos que ocupen mandos intermedios para desempeñarse laboralmente en funciones como la supervisión, control y evaluación de los procesos de producción, así como dotarlos de los conocimientos necesarios para posteriormente cursar estudios a nivel licenciatura.

La oferta de los servicios educativos se plantea con base en estudios de demanda escolar y laboral, efectuados en los ámbitos regional y nacional, los alumnos egresados obtienen el grado de técnico profesional, según la carrera o especialidad que hayan cursado.

La formación de estos recursos humanos es una demanda permanente de los sectores productivos de bienes y servicios que requieren personal cada vez mejor preparado, para ello, los planes y programas de estudio combinan equilibradamente la teoría y la práctica de modo que los alumnos reciben una sólida preparación que les facilita su incorporación inmediata al trabajo productivo.

El CETis No. 113 ofrece el bachillerato tecnológico en administración de recursos humanos, programación, contabilidad, servicios de hospedaje, ofimática, mantenimiento automotriz y preparación de alimentos y bebidas, con el cual se busca que el egresado domine alguna rama tecnológica, además de contar con los fundamentos del bachillerato general. Así mismo se prepara al estudiante para que sea capaz de aplicar las bases científicas, culturales y técnicas adquiridas durante su proceso de formación a resolver con eficacia los problemas que se le presenten en el ámbito laboral.

Este enfoque permite facilitar la incorporación de nuestros egresados a la actividad productiva como Técnicos Profesionales. Al mismo tiempo, se pretende que el estudiante adquiera los conocimientos que le permitan, quizá al mismo tiempo, optar por una educación de tipo superior.

En función del avance del conocimiento y el desarrollo de las ciencias naturales, sociales y tecnológicas, se actualizan y enriquecen permanentemente los contenidos de los programas de estudio. Además se propicia el desarrollo de habilidades para fortalecer el pensamiento lógico y acercar a los estudiantes a la conceptualización de los fenómenos científicos y tecnológicos.

Como parte de su formación integral, los alumnos del CETis No. 113, participan en actividades deportivas, culturales y artísticas, haciéndose énfasis en las actividades de tipo cívico y social para favorecer la identificación del alumno con los objetivos educativos del Estado Mexicano.

Nuestro plantel opera también Sistema Autoplaneado de Educación Tecnológica Industrial (SAETI), en la especialidad Bachillerato Tecnológico en Contabilidad o en Servicios de Hospedaje, como una alternativa de solución para los trabajadores y amas de casa, y de alto índice de rezago educativo en este nivel.

Es una modalidad educativa que se inscribe en el marco de la educación permanente; tiene los mismos planes y programas de estudio del sistema de educación escolarizado y la misma validez y reconocimiento oficial. Para el logro de sus objetivos establece un sistema de asesorías, por docentes calificados del plantel, y el uso de paquetes didácticos.

La verdadera fuente de riqueza de una sociedad moderna no es precisamente el nivel de su productividad, su producto natural bruto o sus bienes tangibles, sino la inteligencia creativa de sus ciudadanos. Durante mucho tiempo hemos invertido lo mejor de nuestras energías en una búsqueda desordenada de fines secundarios, esperando encontrar en ellos la satisfacción que no puede venir más que de la realización de uno mismo. Ahora se ofrece la posibilidad de modelar un mundo más libre, en el que existe un nuevo espíritu: el del ser emprendedor. Estas palabras de Marilyn Ferguson datan de 1981, más no por eso han perdido actualidad.

No se puede negar que la sociedad mexicana se encuentra frente a problemas económicos importantes, entre ellos la falta de empleos es uno de los más graves y más urgentes a resolver. Desde hace años se piensa en dos fuentes principales de creación de empleos y desarrollo económico; a saber: la gran empresa y el Estado. Sin embargo, es hora ya de cuestionar seriamente la capacidad que estas dos instituciones tienen, para ser los motores principales del impulso económico a mediano y largo plazo. Se habla de crear, de aportar, nuevas soluciones para nuevas necesidades. Se habla de introducir nuevos productos y servicios, de innovar. Pues bien, los emprendedores son quienes llevan acabo este proceso de innovación.

Emprender es el acto que transforma los recursos con miras a crear riqueza, es el arte de transformar una idea en realidad, es la capacidad y compromiso para encontrar soluciones sencillas a problemas complejos, es la amplitud de buscar los recursos y la energía necesarias para crear, inventar y descubrir nuevas formas de hacer las cosas. Todo esto es posible, si el hombre tiene confianza en la capacidad de actuar sobre su entorno. El hombre, pues, se encuentra en el corazón mismo del ser emprendedor.

Durante mucho tiempo hemos permanecido pasivos frente a los problemas económicos, cada vez más numerosos, a los que debemos enfrentarnos; y nos ponemos a ver lo que pasa en otros lugares del mundo, esperando que nos sirvan en bandeja de plata las soluciones elaboradas en otras partes. Una de las actividades que puede proporcionar trabajo a los miembros de nuestra sociedad es la micro y pequeña empresa. Si se quiere explotar al máximo esa riqueza natural que está integrada por nuestros recursos humanos, será necesario encontrar medios para descubrir emprendedores eventuales; crear condiciones necesarias para que ciertos individuos se descubran como emprendedores; animar y apoyar a quienes manifiestan deseos de emprender y ofrecer más ayuda y apoyo a los emprendedores que son ya propietarios de pequeñas y medianas empresas.

En esta sociedad en la que la competencia es cada vez mayor, el dinamismo de las personas es lo que hace surgir, del conjunto de recursos humanos, a los triunfadores. No se trata simplemente de saber hacer bien las cosas, es necesario ser capaz de aportar algo nuevo. Esto es lo que hace la diferencia entre un trabajo satisfactorio y la excelencia.

Nuestra fuente actual de recursos humanos se compone de una multitud de talentos y de conocimientos técnicos que deben ser aprovechados. Así lo ha entendido nuestro Subsistema Educativo y desde 1991 lleva acabo el proyecto de emprendedores y creatividad, estableciendo las asignaturas de Desarrollo Motivacional y Desarrollo Organizacional, en todos los planes de estudio, con el objetivo de que nuestros educandos puedan crear sus propias fuentes de empleo.

Desde el punto de vista meramente histórico hemos de señalar que nuestro plantel fue fundado en julio de 1981, iniciando sus actividades en las antiguas instalaciones del Internado de Primera Enseñanza J. Trinidad García de la Cadena, a espaldas del convento de propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe, y su primer director, el Ingeniero José Medina Calderón, quien en 1985 entrega la Institución al Ingeniero Fidel Álvarez González, profesionista que duró un año en el cargo. Enseguida se hizo cargo del mismo el Licenciado Sergio Ruíz Ochoa, hasta el año de 1988 en que le sucede el Ingeniero Felipe de Jesús Escobedo Reyes. En enero de 1990 se hace cargo de la escuela el Ingeniero José Víctor López Alemán quien se desempeña hasta mayo del mismo año y lo releva el Ingeniero Sergio Samuel Delezna Ávila hasta enero de 1991. En esta fecha se encuentra al frente el Ingeniero Armando Tagle Serna, quien termina su gestión en marzo de 1992 y es designado el Ingeniero Carlos Mario Balboa Orozco, quien un año después le entrega la dirección al Ingeniero Martin Villavicencio Díaz y en septiembre de 1994 asume la responsabilidad el Ingeniero José Federico Baldazo Sánchez, para hacer entrega de la misma en el mes de enero de 1996 al Ingeniero Delfino García Hernández.

En octubre de 1997 se hace cargo el Licenciado Oscar Hernández Chávez, sucediéndolo en marzo del año 2000 el Licenciado Jaime Rodríguez Rodríguez y en agosto del mismo año el Ingeniero Ignacio Durán Espino. En agosto del 2001, es designado director el Ingeniero José Ibarra Gallegos. En Enero de 2010 es sustituido por el Ingeniero José Luis Rodríguez como director encargado y en Diciembre de 2010 es nombrado director el Ing. Pedro Carlos Briceño Carballo, quien fue sucedido por el Lic. Ezequiel Moreno Fraire como director encargado y en 2013 sería sucedido por la maestra Altagracia Patricia Félix Navia que fungió como directora hasta junio de 2017, quedando como directora encargada la maestra Angélica Quirino Gómez, quien sería sucedida en agosto del 2017 por el actual director el Ing. Eddie Osciel Maldonado Espriella.